Puebla en riesgo latente por tomas clandestinas

Puebla en riesgo latente por tomas clandestinas
  • La escena de rapiña ocurrida en Hidalgo se ha observado en diferentes ocasiones en el estado.

La tragedia ocurrida por una toma clandestina en Hidalgo no es nueva para Puebla. En 2010 y 2018, el municipio de San Martín Texmelucan y la capital poblana conocieron la peligrosidad y los estragos que conlleva vivir prácticamente encima de los ductos de Pemex.

Pobladores, incluso acompañados de niños, recogiendo el hidrocarburo que se desborda de las perforaciones ilegales son escenas que también han marcado a la entidad poblana. En el gobierno de Antonio Gali Fayad se reconoció que los huachicoleros les cobraban 500 pesos a los ciudadanos para realizar esta recolecta en las denominadas “albercas” de gasolina a fin de, posteriormente, comprársela.

A finales de diciembre pasado, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, puso en marcha una estrategia para combatir este delito, que representó un robo de 60 mil millones de pesos a la nación tan sólo el año pasado.

Con mil 815 casos a octubre de 2018, Puebla se ubica en el primer lugar a nivel nacional con el mayor número de tomas clandestinas.

LA TRAGEDIA DE SAN MARTÍN

San Martín Texmelucan no olvida el 2010. En vísperas de Navidad, se registró una explosión en los ductos de Pemex, dejando un saldo de 30 muertos, 52 lesionados y cientos de viviendas dañadas. El doloroso recuerdo entre los familiares de las víctimas y entre los texmeluquenses que fueron testigos aún persiste.

Fue a las 05:30 horas del domingo 19 de diciembre cuando un fuerte estruendo, seguido de llamas de hasta 10 metros de altura, a lo largo y ancho de la calle 11 de Noviembre, acompañadas de humo y fuego sobre el río Atoyac, despertó a los habitantes y movilizó a los cuerpos de emergencia para tratar de controlar la situación, pero esta estaba fuera de control.

Un reporte del Gobierno Federal confirmó que el percance ocurrió por una fuga de combustible en los ductos de Pemex que atraviesan por Texmelucan, a la altura de la avenida Lardizábal de la colonia La Purísima.

Pemex pagó 103.5 millones de pesos para resarcir los daños, entre ellos, indemnizaciones por fallecimiento (13 millones 796 mil 066 pesos), pago de afectaciones de casa habitación (61 millones 661 mil106 pesos) y vehículos siniestrados (3 millones 688 mil 488 pesos).

Foto: El Sol de Puebla

FUGA DE GAS EN LA CAPITAL POBLANA

Una situación similar se presentó en la capital poblana, pero sin pérdidas humanas. Antes de las 03:00 horas de la madrugada del 12 de septiembre de 2018, se registró una fuga de gas en la unidad habitacional Villa Frontera, derivado también de una toma clandestina, lo que provocó que fueran evacuadas mil 800 familias de la zona norte de la ciudad.

El peligro que representó este incidente duró alrededor de seis horas, pues fue hasta cerca de las 09:00 de la mañana cuando Pemex selló la toma clandestina a pesar de que se le notificó inmediatamente tras haber recibido el reporte de parte de la ciudadanía. Incluso el Gobierno de Puebla tuvo que pedir el apoyo de Protección Civil Nacional para “activar” a la empresa petrolera.

Ese día fueron suspendidas las clases en 95 escuelas de la zona con el objetivo de evitar riesgos para las y los estudiantes, así como para el personal docente.

Foto: El Sol de Puebla

CASOS DE RAPIÑA

Las escenas de habitantes recogiendo el combustible en cubetas y bidones no son exclusivas de Hidalgo, pues también se han observado en Puebla e incluso en ellas han participado niños y mujeres.

En mayo de 2017, pobladores de la Junta Auxiliar de Tláloc, perteneciente a San Matías Tlalancaleca, realizaron rapiña de combustible que fue expulsado de una toma clandestina. En ese entonces, se observó a elementos de la Sedena y de seguridad prácticamente vigilando que no se saliera de control esta situación, sin impedir que se siguiera cometiendo el delito.

El secretario general de Gobierno de ese entonces, Diódoro Carrasco Altamirano, señaló que estas personas fueron enviadas por las bandas del crimen organizado dedicadas a esta actividad, quienes, reveló, les pagaron 500 pesos para ingresar a las “albercas” y, posteriormente, recopilar el combustible robado, el cual les era comprado posteriormente.

El director general de la firma de consultoría en materia de riesgos de seguridad Etellekt Consultores, Rubén Salazar Vázquez, comentó en aquellos tiempos que dichos derrames son una nueva estrategia de las bandas dedicadas al robo de hidrocarburo para ejercer control y presión a las autoridades y bandas rivales con el fin de que puedan seguir operando.

El de mayo de 2017 fue uno de los tantos casos de rapiña que se han presentado. Otros fueron en agosto de ese año en Santa Rita Tlahuapan; uno más, el 24 de octubre en San Martín Texmelucan, en la colonia San Damián, donde un grupo de huachicoleros llenó contenedores en una toma clandestina, sin que hiciera presencia ningún cuerpo de seguridad; otro, a principios de noviembre en Tláloc; y en septiembre de 2018, uno más en terrenos de cultivo de San Lucas Atoyatenco, Junta Auxiliar del municipio de Texmelucan.

Foto: El Sol de Puebla

AMENAZA EN 52 COLONIAS

Este medio de comunicación documentó que en amenaza de una fuga de gas o explosión por combustibles están al menos 52 colonias, algunas de ellas colindantes a cinco Juntas Auxiliares de la ciudad de Puebla que circunscriben con ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Los focos rojos están marcados en las Juntas Auxiliares de San Jerónimo Caleras, San Sebastián de Aparicio, Santa María Xonacatepec, San Pablo Xochimehuacán y una pequeña parte de la Resurrección, de acuerdo a datos del Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) del Ayuntamiento de Puebla. La página de transparencia reporta que en estos puntos existe una población promedio de 226 mil 60 habitantes.

Foto: El Sol de Puebla

Fuente: El Sol de Puebla